miércoles, 9 de julio de 2014

Prince y Bowie: versión en directo de Let's dance



     "Los ochenta pertenecen a Prince". Con esta frase ya histórica David Bowie cedía el trono al nuevo príncipe de la música, el genio negro que surgió del funk y soul y que incorporó el rock y el pop en su etapa más efervescente.
    Hablamos de mediados de los ochenta, cuando Prince arrasaba con álbumes ya hoy clásicos en su carrera ("Purple  Rain" y "Around the world in a day"), y Bowie hacia poco que había cerrado un ciclo con sus lp's "Let's dance" y "Tonight". El primero era el centro de atención de público y críticos, y el segundo empezaba a pasar desapercibido en los medios y se empezaba a diluir en la etapa más floja de su carrera.

    Ya ha llovido mucho desde entonces, y curiosamente no hay constancia de que haya habido ninguna comunicación entre estos dos grandes iconos de la música. Ni tan siquiera la más breve alusión de uno a otro, en ningún sentido... Hasta que llegó el momento.
     La conexión ha llegado esta vez de la mano de Prince, en cual apareció el pasado fin de semana en un concierto de Nile Rodgers en New Orleans, como invitado especial, interpretando juntos todo un clásico de Bowie, el pegadizo y muy bailable "let's dance". La ocasión era perfecta: Prince devolvía el guiño a Bowie y Nile Rodgers lo flipaba, recordando su época en la que trabajó con el camaleón en la producción del lp del mismo título.
     Así de complacido se mostraba Rodgers en su página de Facebook: ¿Como estoy de orgulloso de este momento? Tocar ‘Let’s dance’ con Prince es tan simbólico... El álbum con Bowie me cambió la vida."



    
    Aquí se recoge un "extracto" de este momento tan especial, no gran cosa, pero de momento no he encontrado nada mejor, y a pesar de la baja calidad del audio, pinta bien...



     ¿Y ahora? Bueno, curiosamente en estos últimos meses hemos asistido a un resurgir de Prince y Bowie, al menos en teoría, pues aunque David ya hizo los deberes con la exitosa publicación de "the next day" (ver aquí mi crítica a este buen regreso después de diez años), a Prince aún le queda mucho camino para recuperar credibilidad. 


     De hecho, en cuanto a directos y apariciones se lo está currando bien, y la curiosa forma de dar a conocer su nueva formación femenina 3rd Eyed Girl ha conseguido llamar la atención de medios y fans; pero ha sido su soñada vuelta a Warner la auténtica noticia en su dilatada carrera en solitario, una aventura empresarial que tuvo su origen en su ruptura precisamente con la misma compañía (con la que cosechó tantos éxitos), y que ha arrojado más sombras que luces en la reputación de calidad del músico.

      
     En fin, el tiempo dirá, pero sinceramente, hoy pagaría mucho más por ver a Bowie en directo (algo de hecho poco probable) que a Prince (aunque estoy deseando de pillarlo otra vez de gira por España). Y eso sí, me siento esperanzado con el primer disco que publique Prince en su regreso a "la casa". La esperanza no debe perderse... nunca.