Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alan parsons (1) alex north (1) alfonso arús (1) allen ginsberg (1) america (2) amigos (3) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (8) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) barry white (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (11) carlos hódar (4) carlos sainz (1) carrie fisher (1) celebraciones (5) charlotte kitley (1) chiquito de la calzada (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (20) coches (3) conciertos (8) conexión de genios (11) conocí en persona a... (1) craig gillespie (1) críticas (16) curiosidades (11) david bowie (19) demis rousos (1) deportes (8) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos marcapasos (1) discos muy recomendables (8) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (26) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) eurythmics (1) familia (7) famosos (1) fito paez (3) fito páez (1) ford mustang (2) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) guns'n'roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (30) humor (10) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joaquín nieto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) john hyat (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) josé vélez (1) joserra rodrigo (1) jovanotti (3) juan porto guindo (1) juancho (1) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (7) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (2) lucha (1) lucio battisti (4) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (5) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) mis vinilos raros de prince (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (76) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) ovnis (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (2) pepe gáfez (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) presentaciones (1) primavera (1) prince (30) radio futura (3) rafa nadal (1) rallyes (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rocío (1) rod stewart (1) rodríguez (2) roxy music (1) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (3) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (11) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) televisión (1) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (4) tv on the radio (1) van morrison (1) versiones (3) vida (17)

martes, 2 de enero de 2018

Spinetta. 2 de Enero.

     El 1 de enero siempre es día de resaca. Para muchos, resaca literal, después de una nochevieja movidita; para otros, entre los que me incluyo, tal vez no haya habido mucho alcohol, pero aun así, no es por lo general día de madrugar. Y habitual viene siendo, por cierto, que al desparrame festivo del día 31 le continúe al día siguiente algún encuentro familiar o de amigos, a fin de cuentas estamos celebrando un año nuevo.

     De modo que, al menos para mí, el día 2 de enero ya sí es hora de poner lápiz sobre el papel y trazar las líneas maestras de lo que "queremos/esperamos/debemoshacer" en los doce meses que se vislumbran en el horizonte. Y tengo que decir que, aunque en mi concurrida vida familiar apenas gozo de unos minutos de quietud para tal menester, esa planificación a gran escala del año recién estrenado constituye un momento que disfruto de forma especial.

      El día 2 de enero ya sí es posible madrugar, o al menos se levanta uno más descansado. El día 2 de enero se disfruta mejor esa nueva mañana (acaso sean las mañanas el momento más sublime del día), y se tiene la plena conciencia de que hay mucho que poner por nuestra parte para que la marcha del nuevo año sea lo que queremos que sea. Dejemos los acontecimientos fortuitos al margen, no los usemos como excusa, pues lo que haya de venir llegará irremediablemente. Es hora de marcar (marcarnos) las pautas, de fijar con inteligencia y humildad, no tanto objetivos a alcanzar (me niego a ver la vida como una empresa), sino más bien aquellos senderos por los que queremos que discurran nuestras acciones, nuestros gestos, nuestra forma de entregarnos y, por qué no, nuestra forma de amar...

     Luis Alberto nos lo sirve en bandeja. Nos recuerda que, en una mañana clara, en el mirar del día, es fácil comprender aquello que de verdad importa y a lo que hay que dar prioridad.

     Es hora de quemar las falsas promesas, hoy es temprano, hoy comienza el 2 de enero...

lunes, 1 de enero de 2018

Chiquito de la Calzada... siempre.



     Pues sí, arrancando este 2018, esta broma de arriba tiene su sentido, pues de alguna manera Chiquito supuso un apartado muy singular en el mundo del humor en España. Debí haber escrito este post a su fallecimiento, el 11 de noviembre pasado, pero coincidieron días muy difíciles y se quedó en borrador hasta hoy. Claro que, siempre es tiempo de hacer un buen homenaje a un grande...

     Lo más triste de haber perdido a Chiquito, en mi caso, es no haber podido conocerlo en persona, sabiendo además que residía apenas a 100 km de mi localidad. Al menos, asistir a alguno de sus actuaciones cómicas, pues aunque no aportase nada nuevo (ya lo veíamos todo en TV), hubiera sido una forma de acercarse a su persona, lo único que de verdad importa.

     De Chiquito se ha dicho mucho: que si inventó un lenguaje nuevo, que si sus andares y formas hicieron escuela, que si encontró la fórmula del éxito de forma casual en momentos de gran penuria en su difícil vida...   Pero yendo más allá, nos encontramos a una excelente persona, un buen hombre que no dudó en hacer gala de su mejor humor aún en los peores momentos, como cuando tuvo en octubre una “caidita de Roma” que lo dejó inmóvil en el suelo hasta que los bomberos pudieron abrir la puerta de su vivienda.


     Este malagueño ejemplar, enamorado de la vida y, sobretodo de su esposa (su muerte lo sepultó en una tristeza de la que ya nunca se recuperó), nos ha hecho reír inumerables veces y nos ha contagiado sus gestos, sus palabras inventadas, y su forma de sonreír a la vida. Lo que una persona puede aportar a un grupo de amigos, un vecindario, una comunidad, es algo que en esta caso se multiplica por miles pues Chiquito supo llegar al corazón de toda una nación, ganándose a propios y extraños con una gracia connatural que era trementamente conquistadora. 


    Gracias por todo, especialmente por añadir algo más a ese "tejido" nacional que, se reconozca o no, llega a unos y otros rincones del país, un país mucho más necesitado de risas y buen humor que de bronca y división. Hasta siempre gigante, te echaremos de menos.