Etiquetas

2001: una odisea del espacio (3) 3erdeyegirl (1) adolfo suárez (1) adrián martín (1) adriana calcanhotto (1) alan parsons (1) alex north (1) alfonso arús (1) allen ginsberg (1) america (2) amigos (3) amy winehouse (1) andrés calamaro (1) anécdotas (8) ángel nieto (1) aniversario (6) antónio zambujo (2) ariadna grande (1) arte (10) baloncesto (1) barry white (1) battiato (6) beck (1) benjamin biolay (2) beny moré (1) berlanga (1) beyoncé (3) black joe lewis (1) bola de nieve (1) breaking bad (1) brigitte fontaine (1) bruno mars (1) caetano veloso (3) canciones divertidas (5) canciones favoritas (11) carlos hódar (4) carlos sainz (1) carrie fisher (1) celebraciones (5) charlotte kitley (1) chiquito de la calzada (1) chuck norris (1) cidadao instigado (1) cine (20) coches (3) conciertos (8) conexión de genios (11) conocí en persona a... (1) craig gillespie (1) críticas (16) curiosidades (11) david bowie (19) demis rousos (1) deportes (8) dibujos animados (2) discos imprescindibles (4) discos marcapasos (1) discos muy recomendables (8) disney-pixar (2) divas (2) documental (5) dominique a (7) en el cielo... (26) encuentros inesperados (1) enrique sierra (1) entrevista (2) eurythmics (1) familia (7) famosos (1) fito paez (3) fito páez (1) ford mustang (2) ford probe (1) fórmula 1 (1) fotografía (11) fútbol (2) george michael (1) gidon kremer (1) graffiti (1) guns'n roses (1) guns'n'roses (1) h r giger (1) historias (5) homenajes (30) humor (10) iggy pop (1) Illya Kuryaki and the Valderramas (1) imagine dragons (1) invierno (1) jamoroquai (1) jardín (1) jean-louis murat (2) jessie j (1) joão gilberto (1) joaquín nieto (1) joe cocker (1) joe strummer (1) john hyat (1) jorge ben (1) jorge drexler (2) josé satarornil "saza" (1) josé vélez (1) joserra rodrigo (1) jovanotti (3) juan porto guindo (1) juancho (1) kim stanley robinson (1) laura (1) léo ferré (1) leonard cohen (1) libros (7) listas (2) londres (1) los hermanos (1) lou reed (2) lucha (1) lucio battisti (4) lugares (1) madonna (1) malik bendjelloul (1) manolo d.j. (2) marc parrot (1) maría de villota (1) marisa monte (1) Mark Gasol (1) maroon 5 (1) marte (1) marte rojo (1) michael jackson (1) mick ronson (1) miguel de la quadra salcedo (1) miley cirus (1) milton nascimento (1) mis autógrafos (5) mis conciertos (3) mis fotos (4) mis viajes (1) mis vinilos raros de prince (1) moacir santos (1) mogol (2) motociclismo (1) música (76) naná vasconcellos (1) nicki minaj (1) ovnis (1) paco de lucía (1) padre Damián (1) paolo conte (1) pasquale panella (1) Pau Gasol (1) pedro reyes (1) películas que hay que ver (2) pepe gáfez (1) periodismo (1) pharrel williams (1) piazzola (1) pierre bondu (1) pintura (2) presentaciones (1) primavera (1) prince (30) radio futura (3) rafa nadal (1) rallyes (1) raphael (1) raúl gonzález (1) raul seixas (1) real madrid (2) recopilatorios (3) ridley scott (1) risto mejide (1) rocío (1) rod stewart (1) rodríguez (2) roxy music (1) salvador dalí (1) sara montiel (1) sergé gainsbourg (3) series (1) sociedad (9) solidaridad (1) spinetta (11) stanley kubrick (5) stevie wonder (1) taschen (1) taylor swift (2) televisión (1) the bangles (1) the clash (1) the family (1) tom waits (4) tv on the radio (1) van morrison (1) versiones (3) vida (17)

miércoles, 25 de abril de 2018

Conexión de genios: David Bowie y Rocío (Absolut Beginners)

     


     Mi hija Rocío es un genio, de ahí el título de esta entrada (abusando un poquito del buen humor); y es que, habiendo sido yo un negado en matemáticas, la chica se ha propuesto en el acceso a la Universidad (lleva buena nota), cursar el doble grado de Matemáticas e Informática. Toda una hazaña para la que sus padres le deseamos lo mejor y le ofrecemos todo nuestro apoyo.


     El caso es que hace unos días, de madrugada, me tocó salir a recoger a Rocío. Su primera noche de fiesta “completa” para celebrar su graduación en bachillerato la llevó por varios pubs de la ciudad para terminar tomando churros en el Café Fútbol. Aquel fresco amanecer pedía un cambio de disco en el iPod del coche, y el riguroso orden alfabético imponía archivar el interesante “Abre” de Fito Páez para dar paso al viejo “Absolut Beginners”, con Bowie a la cabeza. La poderosa guitarra del principio de la canción (más popera que rockera), evocaba rápidamente aquel videoclip cautivador, donde un tipo elegante con gabardina y sombrero perseguía a una chica misteriosa y sensual disfrazada de gata. Las imágenes, casi todas en blanco y negro, mezclaban la trama de la canción con escenas del musical del que formaba parte, en aquel amalgama de temas y artistas que conformó Absolut Beginners.
     En esta obra, David Bowie participó aportando varios temas y también con un papel protagonista en el film, y sobre todo, otorgando un sello de calidad a un proyecto musical que, ni en la película ni en la banda sonora, contaba con un gran palmarés de artistas. Con el tiempo, la escucha sosegada del disco reveló algunos grandes temas alternando con otros muy discretos, y así, además de Bowie, podemos disfrutar de una prometedora Sade, del grupo The Style Council, y algunos solistas interesantes como Ray Davies y Jonas. En definitiva, la banda sonora puede ser calificada de discreta, sobre todo por ser ciertamente irregular en calidad, aunque, repito, algunos de los temas son realmente bueno, y concretamente la canción que da nombre a la obra completa es una tremenda joya de las que Bowie nos ha regalado a lo largo de su extensa carrera.


     La película, que evocaba a los jóvenes londinenses de los años 50, era todo un cántico a la fuerza de la juventud, cuando la inocencia aún no perdida se reviste de mil proyectos e ilusiones, cuando la primavera de los 18 años se quiere a duras penas engalanar de verano. Y fue entonces, recordando aquellos tiempos ya algo lejanos, y la excelente banda sonora que fueron para mí los ochenta, cuando me di cuenta de que Rocío, mi Rocío, había ocupado el puesto que hace años yo dejé vacante. Su belleza insultante, su juventud inocente, y sobre todo, la potencia que significan sus 18 años, amalgaman indefectiblemente todo lo que significa ser un "absolut beginner", un principiante absoluto que tiene todo por descubrir.




    Horizontes cercanos al alcance de la mano, otros más lejanos para los que poder prepararse bien; sensaciones y situaciones apenas entrevistas en ese corto fulgor que brinda la imaginación desbordada de la juventud... Y de nuevo, la seguridad pasmosa de que las oportunidades hoy sobran, mañana no. 
  Absolutamente entusiastas, absolutamente falibles. Absolutamente brillantes... absolutamente principiantes. 


¡Vamos nena... ¡a por todas!

jueves, 22 de marzo de 2018

Conexión de genios: Carlos Sainz y Alfonso Arús. (¡qué mala suerrrrrteeee¡)

     Resultado de imagen de CARLOS SAINZ
Carlos Sainz, nuestro sufrido campeón, merecedor de un gran homenaje.

     Comencé esta entrada con la solemnidad mortecina que a menudo acompaña a los homenajes. Por supuesto que el amigo Carlos se lo merece y sin duda el tío es un piloto cojonudo, de hecho tras su último y merecido triunfo en el Dakar, todo el mundo aprovecha la ocasión para "desterrar" el mal fario que le ha acompañado durante su dilatada carrera, y es que, es inevitable pasar por alto los sufridos episodios de "mala suerte", si acaso su marca más reconocida...
     Carlos Sainz nos conquistó hace años con sus hazañas conduciendo en los rallyes más famosos y obteniendo numerosas victorias. La cosa sin embargo se ponía más difícil en los campeonatos, donde la suma de puntos jornada tras jornada era el único garante del triunfo completo. Fue entonces cuando comenzó a fraguar la conocida leyenda de la mala suerte, con numerosos accidentes en momentos realmente inoportunos en ocasiones debidos a una mala organización de los rallyes con deficiencias en la señalización; y, lo peor, con fallos mecánicos totalmente ajenos a la destreza del piloto y que supusieron muchos desastres deportivos, a menudo a tan solo unos cientos de metros de la meta. Sin embargo, analizando en detalle su carrera, creo que el dilatado palmarés del piloto madrileño, o el simple hecho de estar en cabecera durante tantos años (se mantiene muy bien físicamente), me parecen más que suficientes datos como para pensar que eso de la mala suerte es una exageración. Además, no todo el mundo tiene la oportunidad de contemplar cómo su hijo sigue su estela y ya flirtea entre los grandes campeones del apasionante mundo de la Fórmula 1. De modo que, ¡a tirar pa'lante y a hacer muchos kilómetros, Sr. Sainz!

Resultado de imagen de CARLOS SAINZ

    No obstante, todo esto me ha servido para recordar que la bandera de la mala suerte ha acompañado a muchos otros deportistas, artistas, y gente de renombre, y sin duda hubo un personaje televisivo que la inmortalizó en los años 90 gracias a la interpretación de Alfonso Arús: el entrañable PEPE GÁFEZ. 



Resultado de imagen de pepe gáfez

Imagen tomada de Pinterest

    Gáfez, que se hizo muy popular en la serie "Al Ataque", parodiaba al cantante canario José Vélez, otro abanderado de la mala suerte en aquellos años. Tal vez se hizo demasiada leña del árbol caído y al parecer esta imitación no sentó nada bien al cantante, pues se cuenta que esta fama de gafe le empezó a acompañar en su vida artística y los profesionales del medio empezaron a rehusar sus actuaciones en festivales y programas televisivos. 

Resultado de imagen de alfonso arusJosé Vélez.
                    Alfonso Arús                                                           José Vélez

     Sea como fuere, el caso es que Alfonso Arús llenó horas y horas de televisión y se metió en el bolsillo a un enorme número de seguidores fieles a la cita de "Al Ataque". Se trataba de un batiburrillo humorístico donde se parodiaba a todo tipo de personajes y famosos de la época, partiendo de un excelente guión e interpretación a cargo del mismo Alfonso Arús y sus secuaces. El programa en cuestión supuso toda un modelo para muchos artistas y humoristas que tomaron buena nota de esta escuela "alfonsina" y sirvió para que muchos luego siguieran una dilatada carrera. Además abrió la veda de los "caza frikis" callejeros que luego inundaron hasta la saciedad platós y programas posteriores. No hay más que echar un vistazo al siguiente video para ver la influencia que ejerció el programa en cuestión.



     En fin, con objeto de relajarnos un poco con buen humor, y rindiendo homenaje a Sáinz y Arús, os dejo una de cal y una de arena...    ¡QUE MALA SUERRRRRRRTEEEEE!!!




Anuncio protagonizado por Pepe Gáfez.
     
Los "desastres" sufridos por Sainz.

Impresionantes imágenes del Dakar 2018.

martes, 13 de marzo de 2018

Alan Parsons: Money talks.

     Normalmente, todo lo que se debate entre lo chungo y lo sublime acaba siendo destrozado por la crítica. Y ocurre que Alan Parsons ha sido etiquetado numerosas veces como un híbrido de estas características, por lo que hay un amalgama variopinto de catalogaciones respecto a su obra, pero nunca una cierta unanimidad para situarla en altos umbrales de calidad. 
   Sin embargo, disfruté mucho algunos de sus álbumes, incluso hubo cosas que me siguen gustando mucho, y como este es mi blog....   pues aquí tenéis. Además, hay días para todo...



lunes, 26 de febrero de 2018

Yo, Tonya



       Mi mujer me propuso ir a ver "Los archivos del Pentágono". Había que aprovechar la oportunidad dado lo raro de poder escaparnos al cine y dejar a los peques en casa, y su propuesta no sonaba mal; pero había algo en este último estreno de Spielberg que sonaba a... "previsible", como si fuese irremediablemente a encontrarme con algo "parecido a", de modo que revisé la cartelera en busca de alternativas.

     Me encontré con una portada en la que figuraba una imagen de una joven patinadora. Sin haber visto las críticas parecía que era una historia personal con fuerte componente biográfico, de modo que investigué un poco, lo justo para enterarme que se trataba de una historia real y de que sus personajes habían protagonizado en vida un impactante culebrón mediático de los que baten récord en USA. Y ya se sabe que cuando a Norteamérica le da por algo... De modo que la decisión ya estaba tomada: sería una noche de paseo, cena y cine con Tonya Harding.


     Ni que decir que la película me encantó, meritosa obra del director Craig Gillespie escrita por Steven Rogers. La recreación de la América de los años 80 y 90, la excelente interpretación, las impresionantes escenas de patinaje, la selecta banda sonora, el guión... TODO. Disfruté y aprendí, sobre todo, de la idiosincrasia de norteamérica, esa tierra controvertida donde se mezcla el glamour más exacerbado con la pobreza más profunda, donde muchos truncan esos sueños que se les prometían realizables, donde siempre habrá figuras adoradas hasta el infinito mientras otros son denostados sin pudor... Y es que ya se sabe, América necesita siempre alguien a quién amar y alguien a quien odiar (ver aquí mi entrada sobre los "americanos")




     Tal vez lo que más me ha llamado la atención es la forma en la que se narra la historia, apoyándose en una entrevistas realizadas a día de hoy a los protagonistas de aquellos hechos que tantas horas de televisión llenaron. Ellos, contestando a preguntas de un entrevistador que nunca aparece, toman el papel de narrador según su propia versión, protagonizando a continuación las escenas correspondientes y en ocasiones incluso actuando en ellas manteniendo dicho papel de narrador.


     Todo indica que el guión ha sido muy fiel a los hechos reales, y supone una grata sorpresa las imágenes que aparecen junto a los créditos finales. No desvelo más, ni aconsejo que se mire mucho por ahí si tienes la suerte de no conocer los hechos de los que hablo, pues disfrutarás aún más la peli. Eso sí, corre a la gran sala antes de que dejen de proyectarla, nunca es lo mismo cuando se visiona una gran pantalla. Disfruta, y saca tus propias conclusiones... es una historia fuerte, bonita y de las que siempre se aprende algo. Chao.



martes, 2 de enero de 2018

Spinetta. 2 de Enero.

     El 1 de enero siempre es día de resaca. Para muchos, resaca literal, después de una nochevieja movidita; para otros, entre los que me incluyo, tal vez no haya habido mucho alcohol, pero aun así, no es por lo general día de madrugar. Y habitual viene siendo, por cierto, que al desparrame festivo del día 31 le continúe al día siguiente algún encuentro familiar o de amigos, a fin de cuentas estamos celebrando un año nuevo.

     De modo que, al menos para mí, el día 2 de enero ya sí es hora de poner lápiz sobre el papel y trazar las líneas maestras de lo que "queremos/esperamos/debemoshacer" en los doce meses que se vislumbran en el horizonte. Y tengo que decir que, aunque en mi concurrida vida familiar apenas gozo de unos minutos de quietud para tal menester, esa planificación a gran escala del año recién estrenado constituye un momento que disfruto de forma especial.

      El día 2 de enero ya sí es posible madrugar, o al menos se levanta uno más descansado. El día 2 de enero se disfruta mejor esa nueva mañana (acaso sean las mañanas el momento más sublime del día), y se tiene la plena conciencia de que hay mucho que poner por nuestra parte para que la marcha del nuevo año sea lo que queremos que sea. Dejemos los acontecimientos fortuitos al margen, no los usemos como excusa, pues lo que haya de venir llegará irremediablemente. Es hora de marcar (marcarnos) las pautas, de fijar con inteligencia y humildad, no tanto objetivos a alcanzar (me niego a ver la vida como una empresa), sino más bien aquellos senderos por los que queremos que discurran nuestras acciones, nuestros gestos, nuestra forma de entregarnos y, por qué no, nuestra forma de amar...

     Luis Alberto nos lo sirve en bandeja. Nos recuerda que, en una mañana clara, en el mirar del día, es fácil comprender aquello que de verdad importa y a lo que hay que dar prioridad.

     Es hora de quemar las falsas promesas, hoy es temprano, hoy comienza el 2 de enero...

lunes, 1 de enero de 2018

Chiquito de la Calzada... siempre.



     Pues sí, arrancando este 2018, esta broma de arriba tiene su sentido, pues de alguna manera Chiquito supuso un apartado muy singular en el mundo del humor en España. Debí haber escrito este post a su fallecimiento, el 11 de noviembre pasado, pero coincidieron días muy difíciles y se quedó en borrador hasta hoy. Claro que, siempre es tiempo de hacer un buen homenaje a un grande...

     Lo más triste de haber perdido a Chiquito, en mi caso, es no haber podido conocerlo en persona, sabiendo además que residía apenas a 100 km de mi localidad. Al menos, asistir a alguno de sus actuaciones cómicas, pues aunque no aportase nada nuevo (ya lo veíamos todo en TV), hubiera sido una forma de acercarse a su persona, lo único que de verdad importa.

     De Chiquito se ha dicho mucho: que si inventó un lenguaje nuevo, que si sus andares y formas hicieron escuela, que si encontró la fórmula del éxito de forma casual en momentos de gran penuria en su difícil vida...   Pero yendo más allá, nos encontramos a una excelente persona, un buen hombre que no dudó en hacer gala de su mejor humor aún en los peores momentos, como cuando tuvo en octubre una “caidita de Roma” que lo dejó inmóvil en el suelo hasta que los bomberos pudieron abrir la puerta de su vivienda.


     Este malagueño ejemplar, enamorado de la vida y, sobretodo de su esposa (su muerte lo sepultó en una tristeza de la que ya nunca se recuperó), nos ha hecho reír inumerables veces y nos ha contagiado sus gestos, sus palabras inventadas, y su forma de sonreír a la vida. Lo que una persona puede aportar a un grupo de amigos, un vecindario, una comunidad, es algo que en esta caso se multiplica por miles pues Chiquito supo llegar al corazón de toda una nación, ganándose a propios y extraños con una gracia connatural que era trementamente conquistadora. 


    Gracias por todo, especialmente por añadir algo más a ese "tejido" nacional que, se reconozca o no, llega a unos y otros rincones del país, un país mucho más necesitado de risas y buen humor que de bronca y división. Hasta siempre gigante, te echaremos de menos.