sábado, 26 de septiembre de 2020

Sign o’ the times (Prince): historia de la portada


El fotógrafo Jeff Katz en una de las sesiones para Sign O`the times
(foto Jeff Katz)
    Lamenté mucho su pérdida, pero ya es hora de pasar página y regocijarse con las novedades. Para empezar, es innegable que los herederos de Prince están haciendo justo lo que los fans del artista venimos demandando desde hace siglos: la mejora de las ediciones de sus discos y el alumbramiento de sus muchas obras inéditas.

    Este 2020 ha tocado rescatar el célebre álbum Sign O’ the Times. Si ya de por sí es suficiente regalo la reedición de una obra legendaria como esta (precisamente tal día como hoy), imaginad mi éxtasis al recibir la edición en cd (reservada desde este verano en Amazon).



     Además, recientemente he disfrutado de gratas sorpresas, como encontrarme nuevamente al genio de Minneapolis en la portada de Rolling Stone (incluso con regalo exclusivo de un vinilo de 7” en la edición alemana). Y es que no podemos ignorar que este ha sido uno de los discos más importantes de la década de los 80 (el mejor para la revista Time), y para muchos el mejor lp en la prolífica carrera de Prince.

     Sobre esta maravilla ecléctica que recoge en sí la mejor muestra de la música de Prince,  poco se puede añadir que no se haya dicho ya, pero es que además hoy mismo me he encontrado con una exquisito reporte de esta reedición en el blog de mi amigo JLO (ver aquí), por lo que me centraré en el aspecto estético que rodeó su lanzamiento en aquel lejano 1987...  aunque sea por aunar mi pasión a la fotografía con el legado de mi amado genio púrpura.


EL ENTORNO CREATIVO DE PRINCE 

     Empezaré comentado el carácter absolutamente controlador y detallista de Prince, que con obsesión kubrickiana cuidaba todos los aspectos técnicos que rodeaban cualquier nueva grabación, así como la puesta en escena de los temas que iba a llevar a los directos (prácticamente todos).
      De igual manera, a nivel estético, la imagen proyectada con sus looks y atuendos normalmente se ceñían a un concepto directamente relacionado con el álbum que iba a ser promocionado, desplegando una genial dosis de imaginación en todo lo relacionado con el diseño de las portadas de los lp’s y singles, así como ideas muy elaboradas para la grabación de los videoclips y conciertos. Pero es que además Prince llevaba al terreno personal dicha faceta escénica, como si en cada transformación adoptase un alter ego al estilo de Bowie (muy aficionado también a escenificar diversos personajes a lo largo de su carrera).
     Que nadie piense por tanto que las ropas y peinados formaban parte de una sesión de fotos y a continuación se calzaba unas zapatillas y unos jeans. Por el contrario, un séquito de diseñadores, estilistas  y modistos, siguiendo sus escrupulosas instrucciones, se encargaban de confeccionar los más diversos atuendos y peinados, sin hacer distinción entre la vida personal y artística (difícil además en un genio adicto al trabajo que prácticamente vivía en los estudios de grabación).

foto Jeff Katz


LA FOTOGRAFÍA DE JEFF KATZ

     Uno de sus más fieles colaboradores en este terreno fue el fotógrafo Jeff Katz quien comenzó a trabajar para él en 1985, preparando la portada del disco The Family, un proyecto completamente compuesto por Prince para el grupo del mismo nombre, también ideado por él en aquellos años de efervescencia creativa.
      “Simplemente nos presentaron y yo le dije: ‘aquí estoy para hacer lo que ordenes’”, ha comentado recientemente el fotógrafo en unas declaraciones en las que ha facilitado detalles e imágenes preciosas del proyecto creativo de Sign o’ the Times. “Pasamos todo el día entre tomas y ensayos. Con tan solo una hora él ya me había puesto al día de todo, y comprendí que habíamos encajado a la perfección”, añade.
     En el relato de Jeff podemos captar detalles de la inteligencia de Prince, absolutamente escrupuloso hasta la obsesión con todos los procedimientos creativos a los que estaba acostumbrado, pero confiado y receptivo a las propuestas que pudiesen llegarle en campos que él no dominaba. “Trabajar con él significaba convertir los deseos del músico en imágenes” -nos cuenta. “A mí me daba las pautas, el concepto esotérico. Él nunca se excedía en las explicaciones, esperaba que yo lo cogiera al vuelo. Con el tiempo él iba aprendiendo sobre fotografía, pero confiaba en mí para trasladar su visión a las imágenes.”


foto Jeff Katz

     Tras este primer proyecto le tocó el turno al célebre lp Parade, repleto de fantásticas imágenes en blanco y negro,  en línea con la película Under the Cherry Moon,  rodada por Prince en su debut como director de cine. 


foto Jeff Katz


EL PROYECTO VISUAL PARA SIGN O’ THE TIMES

      Llegado el momento del siguiente lp, Prince volvió a confiar en Jeff y lo llamó personalmente para encargarle la foto de portada. El fotógrafo recuerda la manera en que influyó todo el torbellino de conceptos en las distintas propuestas de vestimenta y decorado a la hora de abordar una imagen definitoria de lo que significaba Sign o’ the Times. “El disco es absolutamente conmovedor y político” -nos cuenta Jeff. “La música te engancha por completo; las letras son conmovedoras y cargadas de significado, dada la situación de la vida ordinaria en el mundo de ahora”.
     Sin duda, todas estas influencias forman la base ideológica de la obra, donde se mezclan temas como la pobreza, la violencia, la religión o el sida, y por consiguiente marcaron una pauta a la hora de elegir el enfoque artístico de las fotos. Pero claro, todo se ve mucho más fácil cuando ya está terminado; al principio la cosa estaba un poco cruda. Como escenario base para las tomas Prince escogió un almacén vacío cerca del futuro Paysley Park en que lo único que encontró nuestro fotógrafo fue un escenario donde figuraba instalado un juego de baterías y percusión. Eso era todo. 
     A partir de aquí Jeff y Prince comenzaron a visualizar ideas en un trabajo en el que estuvieron completamente solos. Todo el fondo de a modo de “collage” que vemos en la portada del célebre disco eran objetos reales que fueron trayendo en su mayor parte de la casa de Prince, de hecho no se recurrió a ninguna técnica de mezcla de imágenes, pues entre otras cosas  aún no había nacido la tecnología digital como hoy la conocemos. “No hubo manipulación de fotos ni composición; todo se hizo según la vieja escuela”-nos cuenta el fotógrafo. “Cada imagen que ves existe en la película; los colores son exactamente como en la vida real”.


foto Jeff Katz

    Las sesiones de Sign o’ the Times se dieron en las mejores condiciones de trabajo que puede tener un artista, en este caso el fotógrafo, arropado por el torbellino de ideas de Prince pero con la suficiente libertad creativa como para que el producto final tenga esa especie de sello orgánico que nace de una fluida colaboración. 


foto Jeff Katz

     Gran parte de ese bello trabajo fue editado en los singles y material publicitario para el lanzamiento del lp, pero en la reedición de 2020 se ha incluido un libreto precioso cargado de imágenes inéditas que surgieron en esos días de cámara y carrete (solo viene en la edición especial para coleccionistas, como de costumbre...).


foto Jeff Katz


foto Jeff Katz


LA IMAGEN ESCOGIDA

    Y bien. Por último nos queda la cuestión de la imagen final, la que fue escogida como portada del lp. Sin duda la actitud insistente de Prince por buscar algo que le convenciese al cien por cien fue decisiva. Nuestro fotógrafo nos cuenta que tras muchos encuadres diferentes probó a colocar una caja de manzanas frente al escenario de fondo, en un plano más bajo, como para sugerir un posible lugar donde Prince se situase y desde ahí hacer más tomas. Justo cuando Jeff estaba haciendo ajustes con el enfoque Prince tomó la iniciativa gracias a la cual se obtuvo esa imagen ligeramente desenfocada que todos recordamos en la famosa portada. “Él simplemente vino andando hacia mí con una media sonrisa. Se sentó en la caja, acercó su cara a la cámara, y entonces disparé, Aún sin haberla visto, me sonrió y dijo ‘Ahí está la portada’”


La imagen final escogida para la portada.
foto Jeff Katz

     Cierto que en la reedición de 2020 la discográfica ha variado la cubierta aunque es muy parecida. En esta ocasión la imagen de Prince delante del escenario está como en una transparencia y de cuerpo completo, pero sin  el bonito desenfoque de la primera portada. En fin cuestión de gustos. Yo... me sigo quedando con la primera. Chao mi gente!!!


La cubierta para la reedición de 2020. 
foto Jeff Katz

Pd: Buscad esta maravilla en las plataformas y dadle al play ¡ya!

9 comentarios:

  1. Confieso que cuando vi esta nueva portada me gusto bastante pero ahora que veo las dos en detalle en tu blog esa desprolijidad a la derecha que antes Prince tapaba me resulta extraña, así que me quedo con la anterior también.

    Que placer para los fans como nosotros este nuevo encuentro con material nuevo de Prince. Imaginate que nos llevó a hacer una nueva entrada cuando ya tenía yo otra preparada que no tiene nada que ver ni con la música.

    43 nuevas canciones. Excelente. Y no se si tuviste tiempo de escucharlo pero el disco 5 enterito me parece una genialidad absoluta. Era el tiempo de la madurez de su música.

    Las fotos son geniales y tenían una calidad asombrosa. La comparación con Bowie es inevitable, sus estilos de encarar un proyecto son mus similares aunque su música sea diferente.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa, fijate si podes actualizar la fecha de subida de la entrada porque sino no queda como novedad, se va al día 25 como publicada ja.

    Si que somos primos eh jaja. Voy a agregar como link ésta también así se hacen complementarias y se ve mejor aún el lanzamiento. Abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. No dudé ni por un segundo que al intentar comentar, alguien que conocemos bien ya lo había hecho.
    No conocía ni de casualidad tantos detalles. Creo que para poder entrarle a este disco, primero tengo que repasar lo más clásico del petiso moreno.

    Abrazos Manolo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que JLO iba a ser el primero en contestar, lo conoces bien, jajajaj!!! Te animo a que empieces por cualquier disco, el que quieras, fuerte abrazo gran Frodo!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. the kind you find in a second hand store!!!, Genial tema, aunque no es de este disco sino de "Around the world in a day". Gracias por comentar Alex!! Abrazo!!

      Eliminar
    2. Un saludo igual. Luego que leí tu post me di cuenta que hace rato que no vuelvo a ver la de Purple Rain, por cierto.

      Eliminar
  5. Esa foto con la batería azul me recuerda una de los Beatles.
    Cuánto he disfrutado esta entrada, Manolo. Gracias.
    Te merecías un premio por tan excelente y currada reseña del Purple...
    ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Zarza!!! La verdad que disfruté mucho con la entrada, así como con la reedición de este clásico, me alegro que te haya gustado. Y el guiño a los Beatles puede que no sea tan casual ahora que lo mencionas, interesante apunte!! Gracias por pasar! Fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar

Anímate a comentar, haremos el blog más ameno y... SIEMPRE voy a contestar!!!