miércoles, 2 de diciembre de 2020

Profesiones con corazón: Pepe Raya, podador de palmeras.




    La sección “profesiones con corazón” nació para dar a conocer a tanta gente que pasa por esta vida, simplemente, llevando a cabo de forma digna cualquier desempeño laboral. Son muchos los que he ido conociendo y que han llamado mi atención por su “hacer” más que por su “ser”. Aunque siento predilección por la gente sencilla y humilde (ver aquí mi reportaje sobre Francis, mi amigo peluquero), también son bienvenidos profesionales en chándal, traje o batín, pues también he conocido a excelentes deportistas, médicos, docentes,  abogados o empresarios; incluso, doy testimonio de haber conocido a un político cuyo ejercicio vocacional es tan honroso y sacrificado que, evidentemente, rompe todos los esquemas...
  Pero bueno, hoy toca hablar de Pepe y vamos a ello. 

Nuestro protagonista: Pepe Raya.


EL OFICIO DE PODADOR DE PALMERAS

     Para empezar diremos que la idílica imagen de una isla tropical repleta de preciosas palmeras es, simplemente, falsa. Esos bellos y esbeltos ejemplares no existen como tales en zonas alejadas de la mano del hombre, puesto que esta planta en su crecimiento natural tarda muchos años en despojarse de las hojas viejas, las cuales se van acumulando a modo de espeso pelaje en el tronco. Por lo tanto, en cuanto las palmeras comenzaron a formar parte de los jardines ornamentales, se hizo necesaria la aparición de los podadores, oficio que sin embargo aún no es muy conocido.



     Conocí a Pepe hace unos siete u ocho años. En casa de mi padre y en la mía siempre hemos tenido algunas palmeras, cuya poda y cuidados eran fáciles de llevar a cabo cuando la planta era pequeña o tenía una altura que se podía dominar bien con una escalera. Con el paso del tiempo llegó un momento en el que era imposible llegar a la parte superior para realizar esta tarea, y se hizo necesaria la intervención de un profesional. Mi padre, empresario de vocación, siempre ha sabido rodearse de profesionales eficientes y en este caso también tuvo buen ojo para localizar a Pepe.
      Desde entonces, su paso por casa una vez al año ha sido siempre un motivo de asombro al poder contemplar una excelente ejecución de este trabajo en unas condiciones no adecuadas para quienes padecemos de vértigo. Y claro, aproveché en esta ocasión su vuelta para retratar debidamente este noble oficio.





APROVECHANDO EL FINDE...

    Fue hace unas semanas. El día pintaba excelente con un sol radiante pero contenido en calor, así que tomé mi cámara mientras comencé a charlar amigablemente con Pepe.
      Me contó que fue en torno a 2008 (comienzo de la anterior crisis económica) cuando él se inició en esta labor, la cual fue alternando con otros oficios hasta que en 2013 concentró todos sus esfuerzos en la poda  de la palmera. Para ello adquirió un equipo de escalada en Valencia; se trata de un curioso artilugio que permite sujetar el cuerpo del trabajardor al tronco de la palmera mediante unos flejes metálicos que fijan los pies y la cadera, lo que permite una amplia movilidad en las extremidades superiores.



      Con el tiempo la demanda de trabajos fue en aumento. Nuestro protagonista es oriundo de Salobreña, bonita localidad plagada de palmeras como tantos municipios de la costa tropical granadina. Desde allí fueron reclamando sus servicios tanto por parte de ayuntamientos y empresas como de particulares, llegando a ocupar la agenda al 100%. Desde entonces, en casi todos sus desplazamientos viene con Angustias, su mujer, la cual le ayuda con el movimiento y carga de los útiles, además de brindarle la mejor de las compañías.





EL PROCESO DE PODA

     La jornada se hizo larga, y mientras yo ayudaba con la recogida de hojas y restos de la poda (tarea que ocupó 10 horas), tuve tiempo de sobra para observar la tarea.
      En ocasiones Pepe se sirve de una escalera cuando el ejemplar no es muy grande, pero realmente su especialidad consiste en trepar a lo largo del tronco sujetándose con sus utillajes, alcanzando alturas fácilmente de más de 15 metros.


    Una vez arriba, comienza el proceso de poda, consistente en dos tareas distintas. En primer lugar, el corte de las hojas, algunas secas y otras aún frescas pero que ya están en posición de caída, dejando libres solamente las más jóvenes; en segundo lugar, la limpieza de la piel que ha ido arropando a dichas hojas en su desarrollo, lo que permite dejar al desnudo el bonito tronco “viejo”.



     Para lo primero se sirve normalmente de una sierra dentada que maneja hábilmente con una mano; para lo segundo un cutter bien afilado es la mejor herramienta. 



     A veces comparo esta labor con la del podólogo, que se entretiene en limpiar todo lo que sobra y devuelve a los pies la comodidad y belleza que le son propios.


Dadle al play para ver a Pepe en acción.

     Con el follaje habitual que genera una palmera en un año, Pepe necesita unos 30 ó 40 minutos para hacer su tarea. Pero eso sí, la cantidad de broza que cae al suelo ocasiona un importante volumen que no es fácil de apilar, siendo lo más efectivo utilizar una camioneta o contenedor para poder deshacerse de tan abultada maleza. 





UNA LARGA JORNADA

     Por término habitual Pepe no tiene costumbre de parar al mediodía para llevarse algo a la boca, pues prefiere alargar la jornada y terminar todos los trabajos que le encarguen, pudiendo acumular un buen número de horas en los que solamente bebe agua y toma algo ligero. Ni que decir tiene que es necesaria una gran fortaleza fisica para desempeñar un trabajo así, y aunque nuestro protagonista ya va cumpliendo años, se desenvuelve con mucha soltura y comodidad, por lo que nos queda Pepe para rato...


     Por nuestra parte, menos acostumbrados al trabajo físico, el día se hizo largo, parando apenas una hora para el almuerzo. El rutinario y sencillo proceso de recoger la maleza y echarla al contenedor acabó siendo una tarea pesada al cabo de las primeras horas, pero de vez en cuando el pequeño Manolo, y Marta la benjamina, nos echaban una mano colaborando como jabatos en el latazo de la recogida (y el abuelo tan contento...)




     El esfuerzo sin duda mereció la pena. Las palmeras quedaron preciosas, listas para pasar otro año presumiendo de altura y elegancia. Sin duda una jornada plenamente satisfactoria, especialmente para mí, pues no hay nada que me guste más que hacer unas cuantas fotos con las que pueda medianamente recrearme, ya me conocéis...  

      En fin amigos, gracias por vuestra compañía. ¡Hasta pronto!







     

      

miércoles, 25 de noviembre de 2020

Maradona: El dios del fútbol, hombre de carne y hueso.




     Recuerdo haber oído hablar de Maradona casi desde siempre. De pequeño observaba a mi padre y mi tío hablar sobre este tipo que parecía hacer lo que quería con el balón. Debía ser sobre todo en torno al mundial del 82, el cual supuso todo un acontecimiento al disputarse en nuestro país, con la expectativa que generaba recibir a lo mejor del fúlbol mundial.
      Los telediarios se llenaban de imágenes y resúmenes de los partidos transcurridos, y aunque aquel no pudo ser el mundial de Argentina, sin duda Diego daba motivo para hablar por su indiscutible calidad y, sobre todo, por la expectación generalizada de que lo mejor con él  aún estaba por llegar. 
     Su inmediato paso por Barcelona trajo sin duda memorables goles y jugadas, consiguiendo incluso una recordada ovación por parte del Real Madrid en un épico gol marcado ante las atónitas gradas del Santiago Bernabeu. Las temporadas con el equipo azulgrana, sin llegar a lucir al cien por cien debido a distintas contrariedades (lesiones, enfermedades y expulsiones), comenzaron a dejar entrever una complicada vida privada que acabaría también llenando portadas...
     Pero aún quedaba su paso por Nápoles, el triunfo argentino en el mundial del 86, y entre partido y partido, jugadas imposibles y goles de récord. Siempre recordaré así a Diego, como autor de genialidades que hacía las delicias de propios y extraños del bonito deporte del fútbol.

     Hoy Diego ha sucumbido ante la parca implacable. Se decía que su estado de ánimo, también sujeto a miles de vaivenes en su ajetreada vida, ha podido ser un desencadenante fatal en su proceso de recuperación tras una reciente intervención quirúrgica. Demasiadas ausencias tal vez, un más que posible desencanto con su situación personal, han podido retirar las necesarias energías cuando su cuerpo maltrecho se enfrentaba a una dura recuperación. 




      Especular ahora, en cualquier caso, es lo de menos. Lo de más, es tomar un tiempo para recordar hazañas únicas, para congratularnos de haberlo tenido como contemporáneo, para soñar con esas jugadas que no pudieron tener a otro protagonista más que a él.




     Me uno entonces al sentimiento de ese pueblo tan querido para mí, y como no, en particular a mis amigos argentinos. Descanse en paz, Diego.




martes, 17 de noviembre de 2020

En la era de las vacunas, onmipresente BOWIE !




     Bah, hoy todas las vacunas se amontonan en esa escogida serie de noticias, todas bien preparadas, como soldados entrenados para llevar al somnoliento espectador por la jungla de esos telediarios pastosos. ¡Claro que la noticia es importante, y deseable algún remedio!, pero a veces se les ve el plumero por el momento escogido. Y es que, los motivos electorales o la repercusión bursátil... ¿son siempre la excusa para determinar que "LA NOTICIA" (cuya definición lleva intrínseco el sello de la inmediatez y la espontaneidad), deba ser retenida y lanzada al antojo de los que tienen información privilegiada?

     Pfizer rompió el silencio, pero su friolero escenario hoy ha sido caldeado por una menos exigente Moderna. Y ni nos acordamos ya de la ignorada rusa Sputnik, y relegamos en el cajón del desprecio a la temida china Coronavac (que al parecer funciona de maravilla, tampoco es sorpresa...) Y las decenas que llegarán en breve...

      En fin, tampoco estoy dispuesto a caer en las elucubradas teorías conspiratorias, las cuales se suelen desvenecer por su propia complejidad (o por su ilusoria "sencillez"), haciendo el agosto de infortunios muchas veces disfrazados de cómodo ego. Simplemente, no todo es lo que parece pero tampoco lo que muchos  imaginan (ver aquí lo que yo llamo la hipótesis negativa).


     Paso. Pero entre todo este barullo me viene un lejano rumor en forma de estrofa y gran canción, y es que, nunca la palabra VACUNA sonó mejor que en boca del gran DAVID BOWIE.  Ahhhh... ¿no.....? perdón....... Al parecer llevo 25 años confundiendo el término; siempre me había sonado a "vacuna" (VACCINE) cuando en realidad es "vacío" (VACCUM)...... ya...... pues se ve que me faltó una buena información, je... debe ser eso, a ver a quién culpamos de esta conspiración morfológica.

     En cualquier caso,  ¿qué mas da?, festejemos con Bowie, permanentemente...



      " La vacuna El vacío creado por la llegada de la libertad, y las posibilidades que parece ofrecer, no tiene nada que ver contigo, si uno puede entenderlo... " (up the hill backwards)


     

domingo, 11 de octubre de 2020

Nadal. 13.



      Otro motivo más para que me encante el número 13...

sábado, 26 de septiembre de 2020

Sign o’ the times (Prince): historia de la portada


El fotógrafo Jeff Katz en una de las sesiones para Sign O`the times
(foto Jeff Katz)
    Lamenté mucho su pérdida, pero ya es hora de pasar página y regocijarse con las novedades. Para empezar, es innegable que los herederos de Prince están haciendo justo lo que los fans del artista venimos demandando desde hace siglos: la mejora de las ediciones de sus discos y el alumbramiento de sus muchas obras inéditas.

    Este 2020 ha tocado rescatar el célebre álbum Sign O’ the Times. Si ya de por sí es suficiente regalo la reedición de una obra legendaria como esta (precisamente tal día como hoy), imaginad mi éxtasis al recibir la edición en cd (reservada desde este verano en Amazon).



     Además, recientemente he disfrutado de gratas sorpresas, como encontrarme nuevamente al genio de Minneapolis en la portada de Rolling Stone (incluso con regalo exclusivo de un vinilo de 7” en la edición alemana). Y es que no podemos ignorar que este ha sido uno de los discos más importantes de la década de los 80 (el mejor para la revista Time), y para muchos el mejor lp en la prolífica carrera de Prince.

     Sobre esta maravilla ecléctica que recoge en sí la mejor muestra de la música de Prince,  poco se puede añadir que no se haya dicho ya, pero es que además hoy mismo me he encontrado con una exquisito reporte de esta reedición en el blog de mi amigo JLO (ver aquí), por lo que me centraré en el aspecto estético que rodeó su lanzamiento en aquel lejano 1987...  aunque sea por aunar mi pasión a la fotografía con el legado de mi amado genio púrpura.


EL ENTORNO CREATIVO DE PRINCE 

     Empezaré comentado el carácter absolutamente controlador y detallista de Prince, que con obsesión kubrickiana cuidaba todos los aspectos técnicos que rodeaban cualquier nueva grabación, así como la puesta en escena de los temas que iba a llevar a los directos (prácticamente todos).
      De igual manera, a nivel estético, la imagen proyectada con sus looks y atuendos normalmente se ceñían a un concepto directamente relacionado con el álbum que iba a ser promocionado, desplegando una genial dosis de imaginación en todo lo relacionado con el diseño de las portadas de los lp’s y singles, así como ideas muy elaboradas para la grabación de los videoclips y conciertos. Pero es que además Prince llevaba al terreno personal dicha faceta escénica, como si en cada transformación adoptase un alter ego al estilo de Bowie (muy aficionado también a escenificar diversos personajes a lo largo de su carrera).
     Que nadie piense por tanto que las ropas y peinados formaban parte de una sesión de fotos y a continuación se calzaba unas zapatillas y unos jeans. Por el contrario, un séquito de diseñadores, estilistas  y modistos, siguiendo sus escrupulosas instrucciones, se encargaban de confeccionar los más diversos atuendos y peinados, sin hacer distinción entre la vida personal y artística (difícil además en un genio adicto al trabajo que prácticamente vivía en los estudios de grabación).

foto Jeff Katz


LA FOTOGRAFÍA DE JEFF KATZ

     Uno de sus más fieles colaboradores en este terreno fue el fotógrafo Jeff Katz quien comenzó a trabajar para él en 1985, preparando la portada del disco The Family, un proyecto completamente compuesto por Prince para el grupo del mismo nombre, también ideado por él en aquellos años de efervescencia creativa.
      “Simplemente nos presentaron y yo le dije: ‘aquí estoy para hacer lo que ordenes’”, ha comentado recientemente el fotógrafo en unas declaraciones en las que ha facilitado detalles e imágenes preciosas del proyecto creativo de Sign o’ the Times. “Pasamos todo el día entre tomas y ensayos. Con tan solo una hora él ya me había puesto al día de todo, y comprendí que habíamos encajado a la perfección”, añade.
     En el relato de Jeff podemos captar detalles de la inteligencia de Prince, absolutamente escrupuloso hasta la obsesión con todos los procedimientos creativos a los que estaba acostumbrado, pero confiado y receptivo a las propuestas que pudiesen llegarle en campos que él no dominaba. “Trabajar con él significaba convertir los deseos del músico en imágenes” -nos cuenta. “A mí me daba las pautas, el concepto esotérico. Él nunca se excedía en las explicaciones, esperaba que yo lo cogiera al vuelo. Con el tiempo él iba aprendiendo sobre fotografía, pero confiaba en mí para trasladar su visión a las imágenes.”


foto Jeff Katz

     Tras este primer proyecto le tocó el turno al célebre lp Parade, repleto de fantásticas imágenes en blanco y negro,  en línea con la película Under the Cherry Moon,  rodada por Prince en su debut como director de cine. 


foto Jeff Katz


EL PROYECTO VISUAL PARA SIGN O’ THE TIMES

      Llegado el momento del siguiente lp, Prince volvió a confiar en Jeff y lo llamó personalmente para encargarle la foto de portada. El fotógrafo recuerda la manera en que influyó todo el torbellino de conceptos en las distintas propuestas de vestimenta y decorado a la hora de abordar una imagen definitoria de lo que significaba Sign o’ the Times. “El disco es absolutamente conmovedor y político” -nos cuenta Jeff. “La música te engancha por completo; las letras son conmovedoras y cargadas de significado, dada la situación de la vida ordinaria en el mundo de ahora”.
     Sin duda, todas estas influencias forman la base ideológica de la obra, donde se mezclan temas como la pobreza, la violencia, la religión o el sida, y por consiguiente marcaron una pauta a la hora de elegir el enfoque artístico de las fotos. Pero claro, todo se ve mucho más fácil cuando ya está terminado; al principio la cosa estaba un poco cruda. Como escenario base para las tomas Prince escogió un almacén vacío cerca del futuro Paysley Park en que lo único que encontró nuestro fotógrafo fue un escenario donde figuraba instalado un juego de baterías y percusión. Eso era todo. 
     A partir de aquí Jeff y Prince comenzaron a visualizar ideas en un trabajo en el que estuvieron completamente solos. Todo el fondo de a modo de “collage” que vemos en la portada del célebre disco eran objetos reales que fueron trayendo en su mayor parte de la casa de Prince, de hecho no se recurrió a ninguna técnica de mezcla de imágenes, pues entre otras cosas  aún no había nacido la tecnología digital como hoy la conocemos. “No hubo manipulación de fotos ni composición; todo se hizo según la vieja escuela”-nos cuenta el fotógrafo. “Cada imagen que ves existe en la película; los colores son exactamente como en la vida real”.


foto Jeff Katz

    Las sesiones de Sign o’ the Times se dieron en las mejores condiciones de trabajo que puede tener un artista, en este caso el fotógrafo, arropado por el torbellino de ideas de Prince pero con la suficiente libertad creativa como para que el producto final tenga esa especie de sello orgánico que nace de una fluida colaboración. 


foto Jeff Katz

     Gran parte de ese bello trabajo fue editado en los singles y material publicitario para el lanzamiento del lp, pero en la reedición de 2020 se ha incluido un libreto precioso cargado de imágenes inéditas que surgieron en esos días de cámara y carrete (solo viene en la edición especial para coleccionistas, como de costumbre...).


foto Jeff Katz


foto Jeff Katz


LA IMAGEN ESCOGIDA

    Y bien. Por último nos queda la cuestión de la imagen final, la que fue escogida como portada del lp. Sin duda la actitud insistente de Prince por buscar algo que le convenciese al cien por cien fue decisiva. Nuestro fotógrafo nos cuenta que tras muchos encuadres diferentes probó a colocar una caja de manzanas frente al escenario de fondo, en un plano más bajo, como para sugerir un posible lugar donde Prince se situase y desde ahí hacer más tomas. Justo cuando Jeff estaba haciendo ajustes con el enfoque Prince tomó la iniciativa gracias a la cual se obtuvo esa imagen ligeramente desenfocada que todos recordamos en la famosa portada. “Él simplemente vino andando hacia mí con una media sonrisa. Se sentó en la caja, acercó su cara a la cámara, y entonces disparé, Aún sin haberla visto, me sonrió y dijo ‘Ahí está la portada’”


La imagen final escogida para la portada.
foto Jeff Katz

     Cierto que en la reedición de 2020 la discográfica ha variado la cubierta aunque es muy parecida. En esta ocasión la imagen de Prince delante del escenario está como en una transparencia y de cuerpo completo, pero sin  el bonito desenfoque de la primera portada. En fin cuestión de gustos. Yo... me sigo quedando con la primera. Chao mi gente!!!


La cubierta para la reedición de 2020. 
foto Jeff Katz

Pd: Buscad esta maravilla en las plataformas y dadle al play ¡ya!

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Top 50 mejores fotos 2019

      Esta entrada ya es un clásico en AMALGAMAexpress, pero en esta ocasión, al haber aumentado tanto mi afición a la fotografía, he tenido que ampliar de 25 a 50, pues me resultaba muy difícil hacer una selección más pequeña.
    En mis imágenes suele haber un patrón que se repite bastante, y son las fotos tomadas a la familia (además son muy pacientes conmigo y es de agradecer), y las tomadas al juguetito (el Mustang). Luego se van alternando paisajes, alguna que otra macro, y otras muy diversas.
    Como siempre, bastante retrasadilla la publicación pues ya estamos casi en otoño, pero creo que merece la pena. Eso sí, recomiendo no correr mucho y detenerse un poquito en las imágenes. ¡A disfrutar!

1. AMANECE FUEGO: Momento en el que el sol ya ilumina las nubes altas pero aún no ha salido por el horizonte de Sierra Nevada. Formó parte de la entrada llamada “Amaneceres” (ver aquí).


2. AMANECERES... un leve rayo marcando el inicio del día, también presente en la entrada anterior.



3. ENCINAS CENTENARIAS.



4. DÍAS LLUVIOSOS...



5. SISTERS. Laura y Rocío en Aguadulce (Almería).



6. MUSTANG SCENE



7. PATIO



8. MANOLO Y EL FÚTBOL: formo parte de la entrada “Fútbol: sueños frustrados” (ver aquí



9. DESCUBRIENDO LO ANTIGUO...



10. PROMESAS Y FAVORES. Una de mis favoritas, formo parte de la entrada “Mis fotos de Semana Santa” (ver aquí)



11. LA ESPERANZA. También formó parte de la anterior entrada.



12. GRAN ÓRGANO. En Marbella, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación.



13. EL ETERNAUTA. Mi pequeña contribución como homenaje a esta obra argentina que tanto disfruté.



14. EL MUNDO DENTRO DE MI ANILLO. Foto macro partiendo de un anillo, y la ciudad de Granada al fondo.



15. BARROCO. Dentro del impresionante monasterio de Nuestra Señora de la Asunción en La Cartuja (Granada). Formó parte de otra entrada en uno de mis blogs (ver aquí).



16. VIVAN LOS NOVIOS. Tomada en el mismo monasterio. Apareció en la entrada mencionada en la foto anterior.



17. PALMERA. Las hojas de la variedad Cica nacen enrolladas y se desplieguen en pocas horas.



18. ROMPIENTE.



19. LA LLEGADA...



20. EL MUSTANG MÁS PEQUEÑO DEL MUNDO. Y tanto, poco más que una uña...


21. PLAYA CRESMINA. Quise probar una toma en blanco y negro en esta preciosa playa portuguesa.



22. PLAYA CRESMINA II: encuadre muy parecido pero a todo color, adaptando un filtro polarizador en la cámara para resaltar el azul del cielo.


23. UN DÍA DE PLAYA. Aquí quise recrearme con el quehacer habitual en un día distendido de playa.



24. COLORES. Me gustó el fuerte contraste del estampado y las gafas respecto a los cálidos colores de fondo.



25. FORTALEZA DO GUINCHO. Espectacular formación rocosa con el hotel encumbrado. Utilicé filtro digital para realzar el contraste.



26. MUSTANG SCENE II



27. MUSTANG SCENE III



28. ORACIONES. Quise utilizar el fondo rocoso para realzar la sombra mientras difuminaba las cuentas del Rosario.



29. FLORES: las tupidas praderas de Medjugorje (Bosnia) ofrecían mil atractivos al objetivo de la cámara. Esta vez empleando una modalidad llamada “enfoque suave”.



30. MANOLO ENTRE MIL FLORES



31. GRAN CRUZ. Allí estaba, una enorme cruz de hormigón (obsérvese el edificio de al lado), marcando el camino a la subida del monte Kricevac (también en Medjugorje).



32. MAMÁ GOSPA. Gospa es el nombre que dan a María en croata. Me gustó este graffiti en ese edificio abandonado, y quise darle un toque de vieja foto con esos colores apagados.



33. RESUCITADO. Impresionante escultura de bronce en Medjugorje, famosa por el agua que misteriosamente fluye en muchas ocasiones, desde la zona de las rodillas, cuando los peregrinos realizan sus oraciones.



34. MARTA PEREGRINA. Agotada en la subida al monte Krizevac.



35. LANGOSTA. Experimentando con las tomas en macro pude captar este bicho...


36. BLANCA.



37. NUBES EN FORMACIÓN.



38. VIENE LA LLUVIA...



39. PUENTE DE PIEDRA. Apareció en una entrada sobre un fin de semana en Sierra de Cazorla (ver aquí), junto con varias de las que siguen a continuación.



40. MANOLO MONTAÑERO.



41. PLANO INCLINADO.



42. CAMINATA...



43. CAZORLA.



44. AMIGUETES



45. ANDALUCÍA

 
46. CAMPOS.



47. HINCHADA MADRIDISTA. La publiqué en una entrada con motivo de mi primera visita al célebre y querido Santiago Bernabéu (ver aquí). Empleé una modalidad de enfoque central, dejando difumidados los bordes de la imagen.



48. CON EL ABUELO. Mi padre y Blanca, en Aldeire (Granada), el pueblo natal de mi madre.



49. MAMÁ, DE ROJO.



50. REFLEJOS. Tomada en la bella ciudad de Málaga.



BONUS PIC: MARTA; además no fue tomada por mí sino por mi mujer, y claro, la coqueta de Marta posó encantada.


     Bueno, amigos tan queridos, espero que os haya gustado. Este 2020 también he disparado bastante, haré un adelanto en breve. Chao!!!!